DALE PLAY

En la búsqueda del «Porqué», en una Realidad sumergida en el misterio, siempre hay una constante y perpetua tendencia a construir límites dentro de la propia experiencia y dentro de los procesos de pensamiento, para así crear una sensación de seguridad y una coherencia que permitan convivir con lo que es desconocido. Para lograr esta seguridad, la repetición mental y física de ciertos procesos pre-diseñados, establece límites artificiales en la vida, los que eventualmente se vuelven rituales.
Este ritualismo manifiesta una clase de auto-confirmación de los pensamientos y de las acciones que se han venido realizando continua y repetidamente. Después de un tiempo esta auto-confirmación y sus consecuencias hacen que esta repetición de los rituales de pensamiento y de acción se vean familiares y por lo tanto válidos. La validación de los pensamientos y de las acciones mentales y físicas se convierten en una ortodoxia que es muy apreciada por aquellos que viven de acuerdo a estos procesos, procesos que establecen estas fronteras artificiales que protegen de los terroríficos efectos de lo que se podría llamar: «Lo Desconocido».

Hay seguridad en aquello con lo que alguien está familiarizado y todas las cosas que están fuera de ese límite muy a menudo se enfrentan con miedo y temor porque esas cosas representan «Lo Desconocido» y en «Lo Desconocido» hay incertidumbre y potenciales peligros. La validación de esa seguridad es a menudo el resultado de conformar a los demás haciendo propia esa «ortodoxia» lo que provoca la sensación de aprobación de las propias ideas.
El sentimiento que lleva a establecer lo que es «verdad» opera de forma bastante similar. De acuerdo a la idea que la mayor parte del mundo tiene de lo que es la verdad, la verdad es vista como un proceso democrático en el que las ideas enfrentadas son pesadas en la balanza de la aprobación. Si más gente cree que determinada idea es la verdad, esta idea es marcada como «Correcta» y pasa a ser considerada la «Verdad» en oposición a la «Mentira», que es aquella idea en la que menos gente cree. Por lo tanto, como la cantidad de gente que cree en mi verdadero Dios es mayor que la que cree en tu falso Dios, entonces el mío es el «Verdadero Dios».

Este mismo procedimiento de crear la seguridad de lo «Conocido» se utiliza no solamente en la fabricación de lo que conocemos como «Religión», sino también para la construcción de las ideas políticas y de los países, en el comercio y para la creación de las leyes. Se podría decir que lo más probable es que no haya ni un solo ítem dentro de la experiencia humana, que no esté regido por este método de protección de «Lo Desconocido».

Cada noción en la mente humana que se mantiene como verdad sagrada, es estratificada por los mecanismos de protección que sirven para aislar al individuo de la amenaza percibida por aquello que se considera que es «Lo Correcto». Esta es, ciertamente, la razón por la que las instituciones que se consideran a sí mismas las autoridades establecidas de las naciones, se sienten amenazadas por quienes cuestionan esa autoridad, muchos de los cuales han sido el origen de esa autoridad.

Cuando los Tribunales hacen jurar a un testigo sobre la Biblia, indirectamente están declarando que su juicio, que su entendimiento viene del dios bíblico y también que es ahí donde reside su poder. Esto, por supuesto, no puede ser probado de ninguna manera, pero el sistema de control que se basa en esta idea sigue en pie debido a la demanda democrática para que exista. La opinión se convierte en burocracia por medio del peso de la mayoría. Hay que entender «la Mayoría» como individuos que pretenden tener soberanía sobre sus propios pensamientos mientras que al mismo tiempo permanecen ignorantes del hecho de que lo más probable sea que sus deseos sean simplemente demandas que han sido manipuladas a través de la influencia y de la publicidad. Por lo tanto todo aquello que tenga la capacidad para influenciar es muy valioso para las estructuras de poder y es mantenido en lo más alto de ellas, porque el peso de la mayoría controla la dirección del flujo del poder en cualquier circunstancia.
¿No es curioso que la gente diga que está «nadando contra la corriente» cuando está en desacuerdo con el rumbo que lleva la sociedad en la que viven? Es debido a este poder para influenciar que las fuentes de información que llegan a la mayoría de las mentes también deben ser controladas y manipuladas por aquellos cuya intención es llevar a la Humanidad en una cierta dirección.

El barbijo es el símbolo físico que representa el
amordazamiento general de la frecuencia humana que ya ha alcanzado el 99% de volumen.

Esa dirección se vuelve más obvia a medida que los diferentes niveles de un plan van llegando al punto de consumación después de desarrollarse durante un tiempo, lo que inevitablemente también va revelando que va quedando menos tiempo para cambiar dicha dirección.

Cuando dos ciclos de frecuencias idénticas se oponen 180 grados, ocurre lo que se llama «Cancelación de frecuencia» lo cual hace que la frecuencia se convierta en «Silencio». Es el momento en el que dos «visiones» se convierten en «una»/»one». De ahí que en el año 2020 la Humanidad llegó a la visión 20/20, la visión «Perfecta», el máximo grado de agudeza visual lo que equivale a XX / XX, a la «Cancelación de frecuencia» que se tradujo en el «Silencio» que ha sido impuesto a la Humanidad simbolizado con los barbijos, «bozales» o «máscaras».
XX/XX = Silencio

Sin embargo hay otra pregunta que resulta de todo esto, ¿cuál sería el rumbo de una dirección diferente y quién la controlaría? Este es el problema que se presenta permanentemente y desde siempre en la política cuando se deben hacer cambios en las estructuras de poder, algo que parece ser inherente a ella y que involucra simplemente a aquellos que manipulan las demandas de la mayoría para servir a sus propios propósitos, a sus propios puntos de vista y a su propia agenda. Y así es como los «cambios» terminan siendo más de lo mismo. Ideas como la Libertad o la Justicia pueden enarbolarse para parecerse a cualquier cosa que la imaginación pueda concebir y que dependerán de cuan organizados estén los pensamientos y las acciones de aquellos que quieren llevar a cabo su plan y presentarlo como la consecución de esos conceptos. También podría decirse que esto es simplemente la diferencia entre la Creatividad y la Intención. La Creatividad tiene origen en la posesión de cualquier tipo de potencial, lo cual a menudo es algo muy aleatorio, independiente del individuo; mientras que la Intención tiene una forma de manifestarse muy singular y diferente.

La Humanidad en su conjunto podría compararse con una fuerza creativa mientras que, por otro lado, se podría decir que aquellos que utilizan sus energías para manipularla tienen una gran «Intención». Cuando la población no trabaja por sí misma con un fin completamente unificado hay algunos que ven todo este potencial sin rumbo y se encargan de manipularlo. La Intención asegura su éxito sobre la aleatoriedad del caos. Y por eso «ORDO AB CHAO» / «ORDEN DEL CAOS».

Uno de los métodos más sencillos de manipulación para garantizar el movimiento de las acciones de la población humana en una dirección unificada, es la promesa de fortaleza y seguridad, especialmente contra todo aquello que es desconocido, como por ejemplo la muerte. El miedo a lo desconocido, y especialmente a la muerte, es una poderosa fuerza motivadora que une a las poblaciones para tratar de cortar de raíz los factores que puedan llevarlas hacia «Lo Desconocido» a través de la revelación de las tácticas de quienes les brindan esa percibida «seguridad».
Es sorprendente cuán lejos llegará la mente humana con el objetivo de «hacer lo que sea necesario para acatar las directivas de las autoridades que nos aseguraron que esas directivas nos protegerían». Los pensamientos, y por lo tanto también las acciones, se fijan en la mente colectiva en términos particulares y todos aquellos dentro de la población que no se ajusten a estas medidas llamadas «de protección» son condenados al ostracismo por sus pares por «no preocuparse por el bienestar común». Mientras mayor cantidad de gente muestre conformidad, mayor será el peso de las ideas «democráticas» para «mantener bajo control» la supuesta amenaza, lo que crea una nueva institución de seguridad ritual contra Lo Desconocido ¿La Verdad son las acciones y las concepciones de esta nueva institución de seguridad? ¿o ella es simplemente otro ejemplo de una manipulación de masas que articula sus acciones basándose en los miedos de las masas a su propia mortalidad?
Cada guerra que se ha librado contra otra tribu o nación ha sido justificada utilizando este método. El enemigo representa la muerte o una potencial tiranía y la tribu que sostiene la bandera de la Verdad debe eliminar a ese enemigo a cualquier precio. Se afirma continuamente que muchas vidas están en juego y con ellas las nociones de Justicia y Libertad, las cuales han sido entregadas a las tribus por sus autoridades.

Hace más de cien años, Rudolf Steiner escribió lo siguiente:

«Eliminar el alma usando la medicina»

«En el futuro, eliminaremos el alma con medicina… Bajo el pretexto de una “vida sana” habrá una vacuna por la cual el cuerpo humano será tratado lo antes posible, directamente al nacer, para que el ser humano no pueda desarrollar el pensamiento de la existencia del alma y el espíritu. A los médicos materialistas se les encomendará la tarea de quitar el alma de la Humanidad. Hoy las personas están vacunadas contra esta enfermedad o aquella enfermedad, por lo que en el futuro, los niños serán vacunados con una sustancia que se puede producir precisamente de tal manera que las personas. Gracias a esta vacunación, serán inmunes a ser sometidos a la «locura′» de la vida espiritual. Sería extremadamente inteligente, pero no desarrollaría una conciencia, y ése es el verdadero objetivo de algunos círculos materialistas.
Con tal vacuna, fácilmente puedes hacer que el cuerpo etérico suelte el cuerpo físico. Una vez que el cuerpo etérico se separa, la relación entre el universo y el cuerpo etérico se volvería extremadamente inestable y el hombre se convertiría en un autómata, porque el cuerpo físico del hombre debe ser pulido en ésta Tierra por la voluntad espiritual. Así, la vacuna se convierte en una especie de fuerza aritmonaníaca; el hombre ya no puede deshacerse de un sentimiento materialista dado. Se hace materialista de constitución y ya no puede elevarse a lo espiritual“.

Rudolf Steiner

El vencedor de estas guerras siempre ha demostrado ser el que tenía la razón, desde el momento en el que es el que escribe la versión de la verdad que queda registrada en la Historia oficial.

El Miedo siempre quiere estar del lado de lo seguro y la mayoría elegida democráticamente representa esto, desde el momento en el que la minoría, al menos simbólicamente, representa la fuerza que es menor.

«No hay nada más incierto que algo seguro.»

Robert Burns

Se puede apreciar que bajar al nivel individual para estar solo podría considerarse el lugar más complicado para estar. Desde su punto de observación es obvio que el individuo está en la mejor posición para ser un líder, lo que también debe ser cuidadosamente tenido en cuenta. La conclusión paradójica que resulta de esta observación es obvia y es que, nuevamente, es el individuo el que tiene la mayor cantidad de poder. Por eso es que son individuos los que tienen la tarea de controlar a la mayoría.

El líder que hace el mejor trabajo, a los ojos de la población, para protegerla, es el que por lo general permanece más tiempo en el poder. Esta es probablemente la razón por la que la religión siempre ha sido la fuerza más poderosa e influyente con sus promesas de protección en el «Más Allá». La promesa que dice que en «Lo Desconocido» hay un salvador esperando al individuo, quien lo llevará a un lugar de paz y bienestar eterno. Una promesa que es hecha en esta Realidad por aquellos que afirman ser los vicarios de esta figura salvadora.
Tales garantías son, por supuesto, muy apreciadas por la mente que le tiene terror a la incertidumbre, especialmente a la incertidumbre provocada por las cosas que no se pueden ver a simple vista y por las que no se pueden probar categóricamente.
La creencia en la promesa de una salvación parece ser una necesidad y una obligación mental que anula este miedo, al menos superficialmente. Cuando una multitud de otros individuos empiezan a creer en la misma promesa, la validación de la creencia resulta perceptualmente fortalecida.

Un mantra circular de seguridad entra en juego, uno que dice que una creencia no tendría tantos seguidores si no fuera verdad. Así, cualquiera que cuestione la autoridad de estas creencias es visto como un enemigo del percibido como Estado Protector. Hay poca o ninguna diferencia si este estado percibido de protección ocurre en lo que conocemos como «El Más Allá» o dentro de esta Realidad. Aquellos que cuestionan a ese «Estado Protector» son vistos como enemigos de la seguridad provista por este, ya que el Estado representa la «Intención». El inconformista es un rebelde que representa un potencial peligro o un obstáculo para los objetivos de estos poderes que tienen en mente un objetivo preciso. Esto puede verse fácilmente a un nivel individual viendo la reacción que surge frente a cualquier cosa que presenta competencia: la intención es ganar y la competencia es simplemente el obstáculo que se interpone en el camino hacia esa potencial victoria.

¿Qué es la «Victoria»? Es la idea de que uno ha dominado la mente del otro y que inunda al individuo con sentimientos de superioridad y exclusividad ¿Cómo puede entonces una población humana, por su propia voluntad y sin influencia gubernamental, trabajar junta hacia la concreción de un objetivo común cuando sigue habiendo competición y rivalidad dentro mismo de cada uno de ellos? Parece bastante obvio que eso no es posible.
Hay muchísimos postulados sobre lo que es correcto y sobre lo que es incorrecto. Fuimos revueltos en un guiso de conceptos vacíos como el nacionalismo, el racismo, la religión, las ideologías políticas y los prejuicios y así el mundo y la Humanidad están nuevamente sumidos en el caos.

Se puede suponer que nadie quiere estar en un lugar en el que reina la incertidumbre, así que cuando existe un pequeño número de personas que tienen la misma Intención, que quieren ir en la misma dirección y entienden como controlar el caos mediante el uso de tácticas de control mental que son reforzadas mediante supuestas protecciones físicas, entonces descubrimos que la Autoridad tiene casi siempre el éxito asegurado.

Un ganadero protege a sus animales, a su ganado hasta sus momentos finales y ese ganado confía en la protección que les brinda su amo. El ganadero tiene la Intención y el propósito de ir en una dirección y por lo tanto canaliza su propia energía y las energías del ganado hacia ese objetivo.
La protección física de cualquier nivel dirige la seguridad mental la que a su vez lleva la confianza hacia «Lo Conocido». Este tipo de confianza puede ser observada por cualquier persona que tenga una mascota o en los hijos hacia el cuidado activo otorgado por sus padres. Una vez que se comprende esto no es difícil discernir el cómo un grupo muy pequeño es capaz de controlar un gran número de personas.

El mejor gobierno es aquél que no gobierna en absoluto; y cuando los hombres estén preparados para el, ese será el gobierno que tendrán».

Henry David Thoreau

Que la Humanidad ha demostrado ser incapaz para gobernarse a sí misma de una manera coherente y sistemática y por lo tanto está permanentemente sujeta a tener una autoridad externa, se expresa en los primeros párrafos de «Moral y Dogma» de Albert Pike.

La Fuerza, no regulada o mal regulada, no solo se desperdicia en el vacío, como la pólvora quemada al aire libre o el vapor no confinado por la ciencia, sino que golpeando sin sentido y no encontrando sus explosiones más que el espacio abierto, provocan un retroceso perjudicial. Es destrucción y ruina. Es el volcán, el terremoto, el ciclón; – no es crecimiento y progreso. Es Polifemo ofuscado, dando palos de ciego y cayendo de cabeza entre las afiladas rocas por el ímpetu de su propio embate.

La fuerza ciega del pueblo deber ser administrada y gobernada, al igual que la fuerza del vapor, que siendo capaz de mover las pesadas bielas de acero y de hacer girar las grandes ruedas, también puede ser usada para taladrar y estriar el cañón, así como para tejer el encaje más fino. Esa Fuerza debe ser regulada por el Intelecto. El Intelecto es para el pueblo y la Fuerza del pueblo lo que aguja de la brújula es para el barco: su alma, siempre dirigiendo la gran masa de madera y acero y siempre señalando el norte.

Albert Pike

Esa «Fuerza» que está siendo capitalizada, es de naturaleza eléctrica, lo que es confirmado por el mismo autor unos párrafos más adelante.

La marcha adelante del género humano requiere que los altos ideales brillen con nobles y perdurables lecciones de coraje. Las proezas de una historia audaz y brillante constituyen una luz que guía al Hombre. Ellas son las estrellas y chispas que surgen del GRAN MAR DE ELECTRICIDAD, que es la Fuerza inherente al pueblo.

Albert Pike

Uno de mayores símbolos de esta «Fuerza» es el sistema monetario el que representa unidades de corriente eléctrica. Y por eso «Moneda CORRIENTE» o «CURRENCY» junto con el concepto de «CARGO» (CARGA ELÉCTRICA) con el significado «COBRO», «COSTO» por un artículo o servicio. Aquellos que manejan más unidades de este símbolo manejan también una gran cantidad de ese poder lo que se manifiesta en la capacidad de manipular los comportamientos de la población a su antojo.

Una vez más, no es un accidente que la palabra «PROFETA» sea fonéticamente igual que «PROFIT» que es el inglés para «LUCRO», «GANANCIA». Aquellos que logran más «GANANCIAS» o «PROFITS» se convierten en los «PROFETAS» del futuro en este mundo, porque la CORRIENTE de su Intensión determina la dirección del futuro y ellos se convierten en «PROFETAS» de muchos, por esta razón. Esta es, además, la razón por la que en los mercados financieros se dice que «hay que seguir al dinero», porque la dirección en la que se mueven grandes volúmenes de dinero seguramente está anticipando las próximas etapas del plan.

En lo que respecta a esto, los símbolos brindan otro nivel de protección contra ese Némesis psicológico conocido como «Lo Desconocido» del cual la Humanidad se mantiene escapando perpetuamente.
Un símbolo representa una idea, un concepto que a menudo indica que hay una energía tangible que está velando por los intereses de cada uno de sus fieles, independientemente de cuáles sean esos intereses. Al menos eso es lo que se le ha hecho creer a las mentes de la población. Creencias que solamente pueden ser verdaderas o parecer concretables si están atadas a algo. Y los símbolos actúan como un PILAR que sostiene la propia opinión sobre algo que por lo general no es fácil de ser comprendido fehacientemente.

Los símbolos para el público en general pueden, por lo tanto, actuar como vacíos que pueden moldearse y formatearse para crear íconos que parecen tomar una fuerza vital propia. Estar en desacuerdo con la interpretación general de un símbolo es convertirse en un «PARIA». Estas reacciones defensivas ocurren, no porque los símbolos necesiten ser defendidos sino porque los individuos que han hecho una gran inversión emocional y psicológica en esos símbolos necesitan vivir con la reafirmación constante de ellos.
Lo mismo ocurre con todas las celebraciones ritualistas o también llamadas «tradiciones», independientemente de la cultura de la que se trate. Muchos celebran estos rituales símbólicos, tales como la Navidad, las Pascuas y no tienen ni la más pálida idea en lo que respecta al significado más profundo detrás de los símbolos que se utilizan durante estas celebraciones.

El convertirse en «PARIA» también es la experiencia que les espera a los que eligen ya no participar en tales rituales, quienes pasarán a ser tratados como marginales por los otros miembros de su comunidad. Se puede ver en el trato a quienes rechazan participar en las tradiciones de la comunidad en la que se encuentran, que lo religioso y lo secular de las sociedades tienen mucho más en común entre sí que lo cualquiera de las partes quisiera creer.

Hay claros indicios en toda la internet de que la psicológica oscuridad provocada por la ignorancia está disminuyendo. Así es, pero esto también podría ser argumentado diciendo que esa ceguera provocada por la ignorancia de estos temas hoy es más predominante que nunca y es lo que está sometiendo al mundo.
Es cierto que la visión y la perspectiva son a menudo un asunto veleidoso, independientemente de eso aún queda mucho por recorrer en ese sentido.

A pesar de todo las tradiciones en su conjunto cumplen un rol muy importante para la Humanidad, representan la continuidad y la seguridad de que «Lo hicimos bien».
Marcar un día en el calendario y repetir un evento todos los años se convierte en una forma física de «Confirmación de la normalidad» ¿Qué es «Normal»? aquello que no es «Anormal» ¿Qué es «Anormal»? aquello que no es «Normal». Esta contención mental es circular en sí misma y puede probarse simplemente estableciendo que «Yo soy normal» y que a partir de eso puedo decretar quién o qué es «anormal». Es una autocracia en la cual los abogados y el juez del Tribunal interno de la Mente son el mismo individuo. Pero, ¿quién condicionó y moldeó la mente del juez? ¿De dónde salieron todas las ideas sobre cómo se vé lo normal? ¿Cuánto de todo esto es simplemente la respuesta a un patrón generado por la influencia y la manipulación cognitiva?

Los patrones moldeados de la Mente se convierten en tumbas donde los cadáveres mentalmente enterrados de la percepción se confunden con valiosas perlas de Sabiduría, que están selladas dentro de la ostra hasta que llegue el día de la resurrección en algún momento aleatorio de esta aparente conversación altruista.

Se pasa por alto que la verdad se puede comparar con las estaciones del año: siempre está en constante cambio y evolución ¿Por qué? Porque lo único invariable es aquello que está muerto, solamente lo muerto es invariable, sola_
mente lo muerto es incapaz de cambiar o de adaptarse a algo. Esta repetición circular hace que las características y la evolución de la verdad a lo largo del tiempo sean completamente conocidas y eso hace que eso se considere «seguro». Seguridad total y consistente. Sin embargo, ni siquiera un verdadero cadáver permanece en el mismo estado más de un momento, porque las leyes de la Naturaleza están trabajando permanentemente para cambiar su composición. Una forma de materia alterna y muta en otras formas. La paradoja es fácilmente observable, irónica y clara: lo único que no puede cambiar es el cambio mismo. En su lucha contra esto la Humanidad se ha construido multitudes de santuarios dedicados al culto de construcciones invariables que son sostenidas y veneradas como salvavidas que protegen de los caprichos aterradores del impredecible futuro. Un futuro que sigue abriéndose paso en cada uno de nosotros, independientemente del sistema de creencias que tengamos y con el que pretendamos enfrentarlo.

Se podría decir que la Naturaleza ha demostrado ser bastante previsible, una estación sigue a la otra y este ciclo dá vueltas en círculo todos los años. Así es, pero la Naturaleza también es muy impredecible si vemos los efectos de muchas de las cosas que traen esas estaciones y eso las convertiría en algo más bien vivo.

Una construcción muerta o un conjunto de ideas es predecible pero una fuerza viva es incalculable ¿Quién sabe hasta dónde puede llegar o qué esfuerzos creativos es capaz de hacer en un determinado momento para resolver y superar una situación crítica? Y tener en el corazón este conocimiento del propio potencial, es tener un gran depósito de resilencia, que es la capacidad para superar rápidamente lo traumático, y también de oportunidades.

Cuando uno se queda en una sola idea o en una sola forma de hacer las cosas atrapa la Mente en concreto sólido lo que vuelve al individuo completamente vulnerable a fuerzas que son ulteriores, que están más allá del Corazón. El Corazón no funciona así, desde el momento en el que todo lo que vé es abundancia y vida.

El Corazón es el amo de lo desconocido – algo que la Mente ha olvidado y que ha combatido desde el comienzo de los tiempos. Mientras la Mente estaba ocupada construyendo depósitos de miedos y de muertos, ese espacio dentro de nosotros que está conectado con lo Eterno ha sido el verdadero guía que, pacientemente, ha estado esperando esa acción creativa que le abrirá las puertas de la prisión a esta esencia que está dentro de nosotros y que lleva encerrada una eternidad.

La Mente está hablando sin cesar, porque quiere ser lo único que sea escuchado y obedecido. Hay, sin embargo, una voz que clama en lo profundo de cada uno de nosotros. Pero esta voz es mucho más sutil y mucho menos obvia.
Esa voz que viene de la profundidad de nuestro ser solamente puede ser escuchada en el Silencio. Uno se olvida del Silencio al creer que hay un lugar paradisíaco al que ir, o que hay que convertirse en otra cosa. El Corazón ya está completo. Entonces ¿adónde más de se puede querer ir? ¿en qué otra cosa hay que convertirse?
Así es como el ciclo se repite en una eterna carrera de arrepentimientos.

¿Cómo es que todos hemos dejado de usar la Creatividad aunque más no sea por el simple hecho de ser creativos? En lugar de eso estamos siempre esperando las opiniones y los juicios de los otros, quienes a su vez también van por la vida persiguiendo los mismos ídolos divinizados de la gloria, la fama, las riquezas e incluso del conocimiento.

¿Qué es la fortuna?¿qué es la fama? Oro inútil y un nombre fantasma: Las riquezas se entierran en una cueva y la Gloria se escribe en una lápida.

Henry van Dyke

El Corazón ya está completo. Todo lo que el vé es abundancia y vida y no le hace falta nada, porque todo se crea sin cesar a partir de lo Desconocido de lo que el Corazón es el amo y señor. Que hermoso mundo podría crear la Humanidad si se diera cuenta de esto. Que hermoso universo y que hermoso multiverso podría crear la Humanidad si se diera cuenta de esto. Si la Humanidad simplemente se diera cuenta de esto…otra vez.

La muerte es predecible.
La vida es inCALculable.

¡Gracias!

Donar $101 por MercadoPago

¡Muy bueno! ¡Sigan publicando!

Donar $1001 por MercadoPago


APOYÁ A LA RED!

Dependemos de nuestros lectores para seguir publicando, Podés hacer una donación por el monto que quieras, totalmente seguro y por única vez, acá 👇

1,00 US$

LEY MARÍTIMA Y DERECHO CONSUETUDINARIO – Christopher James / Dob ESP / Transc ESP | Entrevista

Va a ser algo muy simple una vez que vayamos a los Tribunales con estas simples afirmaciones del ilícito que se cometió, porque una vez que se declare ese ilícito se va a exponer toda su supuesta jurisdicción, todo lo que nos han estado haciendo y todo se va a desmoronar. E inmediatamente habrá un restablecimiento de todo el sistema. Ese es el poder que tiene esto. Entiendan, esta es nuestra manera de luchar, esta es la punta de lanza y que este sistema no puede eludir. Lo va a derribar.

El NOMBRE y la Matrix | La Red

De la palabra en latín «CÁPITA / CABEZA» deriva «CAPITIS » y de ahí «CAPITAL». Porque para «ELLOS», los falsos dioses de Saturno , somos «CABEZAS» de GANADO, MERCADERÍA, DINERO, CAPITAL.

SEPTEM | La Red

Siete son los «CHACKRAS» o zonas donde se concentra la energía del cuerpo humano según la doctrina hindú. Los «CHACKRAS» también son conocidos como » RUEDAS DE COLORES» porque «GIRAN» en un ciclo eterno.
La representación de los «CHACKRAS» se asemeja a un DVD.