El Nacimiento de un Nuevo Mundo

¿Qué significa “Hacer silencio”?
¿Se refiere acaso a una silenciosa contemplación?
¿Es reflexionar sobre las cosas y buscar dentro de la propia mente las respuestas a las grandes preguntas de la vida?
¿O esto simplemente está indicando otra clase de RUIDO? Una sutileza del ego para volverse poético sobre las cosas que no puede comprender.

Y así la mente, en su angustia silenciosa, debe disimular este hecho tomando incesantemente el control del Silencio, envolviéndolo con un diálogo circular para mantener la ilusión de que tiene al menos una comprensión básica de la realidad que se asienta en pruebas ilógicas de consistencia abrupta y en la repetición de acciones.

Las acciones rituales o los pensamientos no prueban nada, excepto que un individuo o un grupo colectivo está dispuesto a rotar sus cuerpos y sus mentes para crear movimientos y nociones que provocan un cierto ordenamiento. Todo esto entonces, materializa las circunstancias necesarias para que la mente crea que tiene todo resuelto y que toda la Realidad existe dentro de los límites donde la confina el círculo de la rotación. Todo lo que está fuera de esa rotación se considera “Extraño”, “Mitológico”, Delirante”, “Inconcebible”, por lo tanto cualquiera que se atreva a buscar más allá de estos confines y a cuestionar la narrativa también es considerado delirante, conspirador e incluso peligroso.

Es fácil escuchar y repetir las cosas que son dichas dentro de los muros de la prisión de este sistema, porque esto mantiene el ego colectivo y la seguridad del círculo.

Aquellos que se aventuran a ir fuera de este sistema son vistos como la más peligrosa de las amenazas. El filósofo es el comienzo de esta amenaza. Esta es la razón por la que los Sócrates deben ser condenados a muerte.
El místico o el sabio que entrega un mensaje diferente siempre tendrá que ser crucificado.

El elemento más peligroso para el sistema del círculo es el SILENCIO, porque en el verdadero Silencio uno no puede escuchar nada y por lo tanto, puede escucharlo todo.

En silencio, las narrativas circulares son vistas por lo que son: sombras destinadas a ser perseguidas en un bucle sin final.
En silencio puede haber instrucción.
En silencio el Estudiante está listo…y el Maestro aparece.

Finis Ab Origine Pendet

“El final depende del principio”
Anuncios

Un individuo o un colectivo de individuos puede engañarse a sí mismo creyendo que hay un lugar para ir dentro del círculo, pero mientras el viaje se desarrolla o cuando alcance su inevitable recomenzar, habrá una comprensión ( o al menos para algunos ) de que no hay ningún lugar al que ir: “Hemos llegado al final, lo cual no es otra cosa que volver al principio”.
Nacimiento, Vida, Muerte…Renacimiento.

Esto es lo que lo convierte en un juego. Porque todos los juegos son bucles. Esta es la razón por la que pueden jugarse una y otra vez.
El juego existe, está diseñado, tiene reglas y límites.

Por supuesto, dentro del juego están los jugadores, los árbitros y la audiencia. A los jugadores se les asigna un bando que defender. Y del otro lado está el enemigo. Y todo esto se percibe como real a través de pensamientos y emociones que crean la noción de validez de estos sentimientos.

Aquellos que están dentro del juego no quieren pensar que esas emociones no son válidas, porque están jugando el juego “para ganar”, sin importar el costo.

Los que están en el juego no quieren ni siquiera creer que solamente se trata de un juego. El ruido del juego es alto y la premisa fundamental es la de hacer la mayor cantidad de “GOLES” o “PUNTOS”.
Toda la vida se trata de hacer “goles” o de lograr “GOALS” o “METAS” y del deseo de alcanzarlos. Fijate una META o GOAL, perseguila, ganá los puntos; creá otro objetivo, perseguilo, ganá los puntos…

Cuando hay suficientes profecías autocumplidas y la persona es vista como un potencial ganador en el Juego de la Vida, todo se transforma en juegos dentro de juegos. Estos deseos destruyen al Maestro y el Estudiante empieza a mirar fuera de sus propósitos, en una búsqueda interminable de estos objetivos, escuchándose solamente a sí mismo. O a los otros que están haciendo lo mismo. Y el pupilo permanece ciego.

El Silencio es imposible en un mar de ruido. El Silencio solamente se hace posible cuando uno ve el juego por lo que es. Cuando se ve a los jugadores, a los árbitros y a la audiencia. Cuando se ven las reglas y los límites y la naturaleza circular de la estructura. Cuando se ve que todas estas cosas son ilusiones y que uno simplemente está persiguiendo su propia sombra.

Donde hay amor, no hay apego.

Krishnamurti
Anuncios

El Apego es el arma definitiva contra el enemigo de esta Casa. El Apego niega el Silencio. Porque hay demasiado ruido creado por todo aquello a lo que uno se siente atado. La propia naturaleza del Apego requiere Elección y por lo tanto se manifiesta como Polaridad, lo que crea División. La División se convierte en Conflicto y así la eterna lucha continúa su andar.

El verdadero Desapego nunca podrá elegir entre esta persona y esa otra, y por lo tanto es capaz de empatizar con todo. Partiendo de esto, ¿no es entonces evidente que Dios no puede tener un “pueblo elegido”?
Aquellos atrapados en el ruido del Juego mayor y en el de sus juegos menores son, desafortunadamente, incapaces de ver esto y por lo tanto continuarán corriendo en el Círculo.

Esa analogía es verdadera. Y cuando todos los juegos hayan terminado se declarará un ganador y un perdedor. Y las dos partes se unificarán en el reconocimiento por haber jugado. Se darán la mano y se agradecerán mutuamente por la competición.

Dios se dará la mano con el Diablo. Es el momento de limpiar el tablero y de preparar uno diferente. La base será la misma pero el tema cambiará. Un “Nuevo Mundo” tendrá que ser creado. Un “Nuevo Mundo” necesita nacer. Y todo lo que se haga debe ser hecho simbólicamente. Porque los símbolos son el Lenguaje del Universo.

La gran pregunta que el que está atento debe hacer, es : “¿Por qué? ¿Por qué todo esto? ¿Por qué el Juego? ¿Por qué hay Vida y Muerte?”
¿Porqué esta pregunta se convierte en la pregunta fundamental? Es una pregunta inquietante para responder por lo que a menudo es descartada como redundante o como muy compleja para ser profundizada, por todos aquellos que piensan “Solamente quiero volver al gran negocio de correr en la mentalidad circular de la especie humana”.

Programación mental circular, acciones circulares. Así es como opera el Juicio. Junto con sus contrapartes, que son el Prejuicio, el Racismo y la Elección.

La Elección es dolor. Incluso o especialmente cuando las elecciones no son tuyas. Imaginá el sentimiento de solamente ser considerado/a como la “segunda” opción. O una “opción “alternativa”. Quizás, para muchos de los que están leyendo esto, esa ha sido su experiencia. Quizás esa ha sido su única experiencia. Dentro de todas las ideas anteriores hay una profunda verdad que solo será escuchada por quienes tengan los oídos para escucharla.

En el Silencio hay empatía. Y dentro de ese Silencio se puede sentir la abrumadora cantidad de dolor que hay en este mundo, que hay en la Tierra misma y en el interior de sus habitantes. La respuesta a esta pregunta del “Por qué”, se encuentra dentro de este dolor. Porque este dolor requiere una gran curación. Y la curación requiere Tiempo. El Tiempo crea el Círculo y lo que potencialmente se puede percibir como un trabajo sin fin.

Es lamentable que la Verdad de esta gran Obra haya sido descubierta por ciertos miembros dentro de ella y usada como una ventaja para sus llamadas ganancias personales y para sus ambiciones egoístas.
Ellos ven el proceso de sanación como algo fútil y por lo tanto se concentraron en ser piezas permanentes y fijas dentro del Juego.
La Verdad los ha convertido en seres hastiados y nihilistas.

Sin embargo el proceso continúa, porque no hay alternativa. De la misma forma que con la respiración o con la vida y la muerte. Hay una Inspiración y una Exhalación. Vida y después Muerte, Vida y después Muerte…

La magnitud o el volumen crean una escalada del Dolor. Esto es matemáticamente obvio. Mientras más dolor tengan las mentes, lo cual afecta a todas las mentes en diferentes grados, más dolor hay dentro de la Construcción. Grandes números crean mayor confusión. Y de esa confusión eventualmente surgirá el Desorden. Sin ningún control dentro de ese desorden inevitablemente aparecerá el Caos. Y de ese Caos resultará una pesadilla.

Hay quienes preguntan cómo liberarse de este sistema, trayendo así más confusión a el. Una evidente contradicción si es que alguna vez hubo alguna. Aquellos que han elegido no agregar más confusión a este sistema están más alineados con el proceso de Sanación.

Hay mucho dolor espiritual cuando ocurren las grandes transiciones.

La Seguridad y la Garantía son construcciones basadas en la repetición. Cuando esa continuidad se rompe hay duda, miedo, depresión, ansiedad, pánico y una serie de otras emociones que siempre estuvieron ahí y que estaban escondidas, pero solamente esperando salir a la superficie a través del más mínimo rasguño en la pretendida sensación de seguridad.

Lo Desconocido se vuelve aterrador porque la barrera del Círculo se ha roto y se convierte en estos momentos de incertidumbre, en una gran disposición a hacer lo que sea necesario para mantener la estructura de esos límites. Límites que son etiquetados como “Lo Normal”. Y entonces la Normalidad se convierte en una prisión. Y los Ciudadanos confinados en ella están dispuestos a luchar para proteger sus muros. Muros que les dan una continua sensación de propósito y dirección, incluso aunque solo sea dentro de un Círculo de repeticiones.

Esto es lo que siempre ha sido llamado “Vida”.

Una vida sin protección es vulnerable. Pero solamente en caso de que haya una amenaza que actúe sobre esa vulnerabilidad. Cuando no hay amenazas uno es libre. Pero cuando hay enemigos uno necesita estar vigilado. La combinación de este principio significa que puede resultar en tantos peligros que uno necesite externalizar su protección y esto eventualmente se puede convertir en Gobernanza. Se crea la población vulgar, se la divide con muros y se dibujan las líneas de propiedad y las leyes de protección de esas propiedades se acumulan. Y la regla dice que a mayor cantidad de protecciones, menos Libertad. Hasta que ya no haya ninguna. Lo cual es una analogía simple.

A más leyes,
menos Justicia.

Marcus Tulio Cicerón
Anuncios

Así que por lo tanto, la Confianza para tratar con todas las amenazas externas y de cualquier otro tipo, se entrega a las autoridades del Gobierno; quien le pide a cambio a cada individuo, lealtad.
Una sociedad puede estar incluso dispuesta a renunciar a su propia alma a cambio de esa protección.

La Biología, al parecer, debe ser protegida a toda costa. Ese es el poder del Apego. Ese es el poder del Miedo.

Cuando la población llega a un número muy elevado, las amenazas externas se vuelven tan peligrosas como para crear el potencial necesario para que todas las partes sean aniquiladas. En este punto, las autoridades de cada gobierno ven que es necesario trabajar juntas para no destruírse entre sí en el proceso de una ardiente guerra cataclísmica.

Estas alianzas crean por un tiempo un nivel de paz sin precedentes. Sin embargo, los recursos son limitados en cualquier sistema e inevitablemente habrá un regreso a la hostilidad. La Población misma se convierte en el rival y en vez de un enemigo externo, surgirá la necesidad de proteger el mundo contra un adversario interno cada vez mayor y exigente.

Cada pico, ya sea máximo o mínimo, es seguido por un “valle” o “cero”. En este punto alguna clase de “Caballo de Troya” se vuelve necesario. El potencial adversario puede ser ahora, definitivamente cualquier persona. Por lo tanto las formas de protección pasarán de lo externo a lo interno.

El Círculo siempre debe completarse.

También será obvio que las formas de protección que son ofrecidas en este punto, están unificadas en las acciones de un solo órgano gubernamental, en oposición a los gobiernos separados ya que las reglas también serán unificadas y obligatorias independientemente de las llamadas “Fronteras nacionales”.

Cualquiera que no cumpla con las nuevas restricciones para proteger el bienestar de la población mundial también será visto como una amenaza. Y las amenazas son a menudo eliminadas de la ecuación ya que también presentan un riesgo para muchas otras variables en la operación.

Todas estas cosas son una operación sencilla, ya que la idea de lo Normal debe ser reinstituida y protegida, sin importar las medidas que deban tomarse.

No importa como sea lo “Normal” en este punto, solamente que las medidas de protección se apliquen por la fuerza para “el bien de todos”.

Lo Normal entonces, se volverá despótico, porque todo se vuelve Unitario.
Cuando todo se colectiviza la libertad individual se anula. La Dualidad se convierte en Singularidad. Dos visiones se convierten en una. Es el comienzo de una visión 20/20, de una visión perfecta. Es el comienzo de un Nuevo Mundo.

La pregunta que debe ser hecha es: “¿Por qué la División siempre se equipara con la Libertad?” La prueba de esto es devastadoramente obvia.

Crear un mundo a partir de su destrucción, y dentro de esta ecuación la Humanidad misma se convierte en la última paradoja. Debería ser imposible que 1=0, sin embargo aquí estamos. Dentro de esta ecuación están todos los ingredientes necesarios para facilitar la experiencia de los límites de ambas cosas, Placer y Dolor. El Dolor es una compensación, desde el momento en el que el precio por el Placer parece valer la pena. Nadie, al parecer, está tratando de proteger el Dolor o las cosas que el causa. De otra manera ¿qué valor tendría la Sanación? Incluso ¿qué significa el Placer sin la comprensión del Dolor? Es este Placer el que desea estar protegido. Y se paga un precio considerable por esta protección. Y en cierto punto, ese precio debe ser pagado. Las preguntas que deben formularse en este punto son: ¿Quién es el que vá a mandar la cuenta? ¿Cuál es el precio, y cómo es que se debe pagar esta tarifa oculta?

Si hay un agravamiento continuo del dolor, eventualmente habrá una situación de emergencia. En cualquier emergencia, si todo se deja sin control y sin supervisión, la consecuencia resultante será la desaparición de lo que está necesitando atención con urgencia. Esto es obvio a un nivel individual pero no parece estar muy claro en lo que se refiere a los sistemas universales.

Si verdaderamente no hay separación entre la Fuente y sus Consecuencias, entonces el fin del Dolor debe también encontrarse en su origen. Lo Creado se encuentra con su Creador. La Vida debe ser seguida por la Muerte, lo cual es el regreso al punto de partida de la Vida. Entonces, el principio de la Sanación se caracteriza no por alguna cura absoluta, sino simplemente por regresar al punto en el que el dolor, la herida, el corte o la enfermedad comenzó. El Tiempo, que es el Sanador, comienza y también termina…exactamente en el mismo momento en el que comienza tal como vemos en un reloj. Por lo tanto se convierte en una paradoja, atrapada dentro de su propia afirmación contingente. De nuevo, sin otro lugar adonde ir.

El Dolor y el Placer, la herida y la Curación, son dos aspectos de la misma moneda y el uno no puede existir sin el otro. Es la negación de este aspecto lo que crea la continuidad y la necesidad del Círculo y el Juego Eterno.

¿Cómo entonces puede alguien estar efectivamente protegido contra el Destino? Externalizar la propia fuerza de protección para garantizar seguridad dentro de una existencia temporal es un enorme absurdo. Cualquiera que discuta con vehemencia para defender esa elección está ajeno al hecho de que no hay protección contra lo Inesperado, sin importar cuantos impuestos haya pagado o cuantas armas tenga en su arsenal. Cuando se confronte con esto, la negación se convertirá en su gran protectora. El Conocimiento se convierte en Dolor y la Ignorancia se convierte en Dicha.

El Silencio se convierte en la Verdad.


Seguiremos publicando regularmente mientras se pueda así que no te olvidés de pasar seguido para leer los próximos artículos. Más abajo tenés los botones para compartir en tus redes sociales y el espacio para comentar.