Todo aquel que haya jugado un videojuego sabe que los creadores ubican dentro mismo del juego referencias a ellos mismos y la imagen de su marca como parte del paisaje.

En el cine es lo que se llama “CAMEO” que es cuando el director o creador de una película aparece como un personaje dentro de su propia película. Tal es el caso del dibujante Stan Lee que aparecía en todas las películas sobre los superhéroes que en teoría había creado.

¿Por qué lo hacen? Bueno en el primer caso por una cuestión de Marketing, es publicidad de su MARCA. Y en el caso de los CAMEOS es simplemente por ego.

Estamos en un entorno simulado y los programadores ( “ARCONTES” ) ya sea por descuido, por ego, como exigencia legal o como Marketing, dejan ver muchas referencias a ellos mismos y a todo el proceso MATRIX dentro de nuestra Realidad. Todo esto está frente a nuestros ojos, pero como no lo sabemos o por lo menos la mayor parte de las personas no lo saben o no lo creen, entonces pasa desapercibido; de la misma forma que para un jugador del FIFA pasa desapercibida una publicidad de sus creadores ( EA Games ) porque no saben que son simulados y por lo tanto no sospechan que eso es la “MARCA” de sus “dioses”.

Lo mismo pasa con el LOGO / MARCA o NOMBRE de la ENTIDAD ( comercial ) que maneja la MATRIX holográfica en la que estamos y la que la explota comercialmente. La sigla “OZ“, que vemos por doquier en todo nuestro entorno pero que al igual que los personajes creados por “EA“, no sospechamos de su verdadero significado.

Anuncios

APOYÁ A LA RED!

Dependemos de nuestros lectores para seguir publicando, Podés hacer una donación por el monto que quieras, totalmente seguro y por única vez, acá 👇

1,00 US$

El Origen de la Paradoja | La Red de Oz

No es posible tomar solamente “un lado” de la moneda. Ambas polaridades están involucradas.
La moneda seguirá teniendo dos “lados”, dos “caras” a pesar de que al observador le agrade solamente una de ellas o a pesar de la ignorancia o de la incapacidad para admitir la existencia de ese otro lado “invisible”.
Esta “idea” de que una “cara”, de que un “lado” de la polaridad debe ser sacrificado y eliminado de la ecuación, solamente existe en nuestra mente.